Tratamientos para la intolerancia a la lactosa

Tratamiento para la intolerancia a la lactosa

Descubre cómo sentirte mejor con algunos de estos tratamientos para la intolerancia a la lactosa

Anteriormente ya habíamos hablado sobre qué es la intolerancia a la lactosa, sus síntomas y causas. En esta ocasión nos toca conocer los tratamientos para la intolerancia a la lactosa más efectivos, con el fin de que puedas decidir cuál es el mejor para ti.

Recuerda que toda la información que te brindamos tiene fines informativos, acude a tu médico para que te brinde un diagnóstico de acuerdo a tus síntomas y pueda recomendarte el mejor tratamiento.

 ¿Cómo se diagnostica la intolerancia a la lactosa?

Si ya has leído nuestro artículo donde mencionamos los síntomas de la intolerancia a la lactosa, sabrás que uno es principalmente la diarrea, pero también existen otros como náusea, vómito, cólicos, gases, eructos abundantes e indigestión estomacal.

Normalmente, las personas que padecen intolerancia a la lactosa suelen sentirse mejor después de unos momentos, sin embargo, cuando los síntomas persisten y no te permiten realizar tus actividades diarias, debes acudir con un médico.

Para diagnosticar que efectivamente sufres de este padecimiento, el médico realizará varias pruebas como las siguientes:

  • Prueba de tolerancia a la lactosa: Durante esta prueba, el médico tratará de medir la reacción de tu cuerpo ante un líquido con alto nivel de lactosa. Primero te dará a beber el líquido y dos horas después, realizará una serie de análisis para obtener la cantidad de glucosa que hay en tu sangre. Si tu nivel de glucosa no se eleva, el médico podría interpretar que tu cuerpo no absorbe bien la glucosa.
  • Prueba de hidrógeno en el aliento: De nuevo tendrás que beber un líquido con lactosa, pero en esta ocasión el doctor revisará cuánto hidrógeno sale de tu aliento. Una persona que no tiene intolerancia a la lactosa, liberará muy poco, pero quien sí la padezca, mostrará mayores índices de hidrógeno en su aliento. ¿Por qué pasa esto? Recuerda que uno de los síntomas de la intolerancia a la lactosa es la liberación de gases. Cuando el cuerpo no digiere bien la lactosa, esta se fermenta en el colon y libera hidrógeno y otros gases que los intestinos absorben y que se exhalan.
  • Prueba de acidez en las heces: Esta prueba está destinada para bebés o niños que no pueden realizar las dos anteriores. En esta se toma una muestra de sus heces y se realiza un análisis para revisar su nivel de acidez. Lo que mostrará la prueba es que la lactosa no digerida se fermentará y producirá ácido láctico que se puede detectar en las heces.

Tratamiento para la intolerancia a la lactosa con perlas

Tratamientos para la intolerancia a la lactosa más efectivos

Es importante saber que no existe un tratamiento absoluto para eliminar o curar en su totalidad la intolerancia a la lactosa. Esta es una característica de ciertos individuos que no pueden digerir los lácteos. La opción más recomendable es no consumir productos que tienen una base de leche y aprender cuáles son los que causan menos síntomas en tu cuerpo.

Toma en cuenta la recomendación anterior principalmente, además de los siguientes consejos para reducir los síntomas que pueden provocar la intolerancia a la lactosa:

  • Reduce tu consumo de lactosa: La mayoría de las personas con niveles bajos de lactasa pueden tomar hasta media taza (120 ml) de leche una vez sin tener síntomas. Las porciones más grandes (más 240 ml) pueden causarte muchos problemas.
    Algunos productos que sí puedes ingerir son mantequilla y queso; fermentados como yogurt, leche de cabra, quesos duros añejados, productos deslactosados y/o leche de soya.
  • Consume alimentos que contengan calcio: No tomar leche puede provocar una carencia de calcio, vitamina D, riboflavina y proteínas, ya que necesitamos de 1,000 a 1,500 mg de calcio cada día, dependiendo de la edad y sexo de cada quien.
  • Algunos alimentos ricos en calcio que puedes comer son verduras como espinaca o berro, ostras, sardinas, camarones y brócoli, por decir algunos. Realiza una investigación de los alimentos ricos en calcio para poder compensar lo que no estás obteniendo de la leche.
  • Añade suplementos con probióticos a tu dieta: Consumir suplementos que contengan probióticos puede ayudarte a disminuir los síntomas y sentirte mejor. Los probióticos son organismos vivos que se encuentran en el intestino y que ayudan a mantener el aparato digestivo saludable.

Existen múltiples presentaciones de este tipo de suplementos, incluso los hay en forma de yogures, tabletas o en polvo. Sin embargo, algunos suplementos contienen lactosa entre sus ingredientes, por lo que deberás escoger aquellos que no lo incluyan. Pregunta a tu médico por los suplementos con probióticos en forma de cápsulas, son perlas que se toman una vez al día y pueden ayudarte en tu tratamiento para la intolerancia a la lactosa.

Conclusiones

Como verás, aunque no existe en sí un tratamiento, sí hay formas para reducir los efectos de la intolerancia a la lactosa en tu organismo. Recuerda que el mejor tratamiento es el que te recomienda el médico, por lo que no dudes en acudir con él si presentas algún síntoma.

Fuentes:

Mayo Clinic Family Health Book (Libro de Salud Familiar de Mayo Clinic) 5.ª edición.

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/lactose-intolerance/diagnosis-treatment/drc-20374238

Sección patrocinada